¿Quieres saber cómo rentabilizar lo que usas poco y consumir de forma más responsable?

¿Eres de lxs caprichosxs que cada vez que algo está de moda corre a comprarlo y luego lo tiene que vender porque no lo usa?

El capitalismo, el consumo insaciable, las modas, las redes sociales, los influencers… La sociedad actual nos anima a consumir de una forma agresiva. Lo compramos todo, da igual el qué, y lo queremos ya porque necesitamos estar a la última, porque creemos que nos va a hacer felices, porque cualquier excusa es buena para quemar la tarjeta de crédito. Abanderamos frases como “porque me lo merezco”, “yo me gasto el dinero en lo que me da la gana, que para eso trabajo” “la vida está para disfrutarla”. Con todo esto rondandonos por la cabeza es muy fácil justificar las compras y acabar adquiriendo el último modelo de teléfono móvil del mercado (que pasará de moda en apenas unos meses) comprarte todo el equipo de Kite surf porque ahora todo el mundo lo hace (y vives en Madrid, que te recuerdo que no tiene mar) y así podríamos listar un sinfín de cosas que son tendencia y que probablemente usaremos muy poco y acabarán en el trastero. En este post te cuento los problemas que tiene este consumo incontrolado y las soluciones para cambiar nuestra manera de consumir.

Problemas a la hora de hacer un consumo irresponsable

Consecuencias del consumismo a nivel global: 

  •  El daño ecológico. Actualmente existen muchos problemas relacionados con el excesivo consumo de recursos naturales que se hace a nivel mundial ya que los procesos de producción, en su gran mayoría, generan mucha contaminación. 
  • El impacto personal y social. A nivel individual,  las personas consumistas se sienten muy mal cuando no pueden comprar lo que desean. Pero cuando lo consiguen, se sienten igualmente insatisfechos. No deberíamos buscar en el consumo en síc(como lo entendemos hoy en día) la felicidad. A nivel social, se contribuye a la mala distribución de la riqueza, ya que los consumidores son por lo general de un nivel socioeconómico inferior que los dueños de las empresas que generan los productos. Además de generar individualismo porque en vez de disfrutar compartiendo,  competimos entre nosotros para ver quien tiene más y mejor y todo esto cambia radicalmente la estructura social y sus valores.

En resumen el  consumismo incontrolado es injusto y deshumanizador

Soluciones para consumir de un modo más consciente

Existe una manera  de consumir de forma más consciente que podría solucionar los problemas tanto a nivel social como ecológico y está relacionada con la economía colaborativa.  

La economía colaborativa es un modelo económico en el que, los usuarios se aprovechan de las nuevas tecnologías para prestar, comprar, vender, compartir o alquilar bienes y servicios.

¡Este es un modelo cooperativo, disruptivo y sostenible.

  • Es un modelo cooperativo porque se basa en la colaboración mutua: tú tienes algo que yo necesito y viceversa. Las plataformas tecnológicas nos permiten encontrarnos y ambos salimos beneficiados.
  • El consumo colaborativo también es disruptivo. Cambia las estructuras y plantea nuevas perspectivas. Este modelo está cambiando la manera de entender la propiedad y el consumo. No es una moda, sino una nueva manera de ubicarte frente al mundo.
  • También se trata de un modelo sostenible. Hay menor desperdicio y esto se traduce en un comportamiento más responsable con el medio ambiente. Las cosas ya no se tiran, ni se dejan olvidadas en un trastero. Ahora los bienes se prestan, se alquilan, o se comparten.   Este tipo de economía tiene algunos pilares fundamentales:

Este tipo de economía tiene algunos pilares fundamentales: 

  • No es necesario poseer bienes sino tener acceso a ellos para atender una necesidad específica y temporal. Para disfrutar de algo puedes alquilarlo, compartirlo o intercambiarlo.
  • La comunidad es un factor crucial. Con este modelo se trasciende el individualismo, que solamente funciona para quienes tienen recursos de sobra. El formar parte de una comunidad y hacer circular los bienes y servicios a través de ella, es una manera inteligente de potencializar los recursos con los que cada unx cuenta. 
  • La tecnología aproxima y permite romper barreras. A través de las  plataformas tecnológicas se pueden realizar compras, ventas, alquileres o intercambios de bienes y servicios a cualquier hora y desde cualquier lugar del planeta.
  • La economía colaborativa es aplicable a cualquier cosa. Se trata de un esquema universal, que llega a cualquier actividad económica. 

Kubik llega para unirse a esta nueva forma de consumir. Es una aplicación para compartir lo que usas poco, rentabilizarlo y fomentar la economía circular. Actualmente existen varias aplicaciones que venden cosas de segunda mano como Vinted, Wallapop etc…aunque estas aplicaciones contribuyen a fomentar el consumo responsable  Kubik quiere ir un paso más allá porque al final si vendes lo que no usas se sigue creando y fomentando la necesidad de adquirir, de comprar, de poseer  (aunque sea de segunda mano).  Con Kubik abogamos porque no lo vendas, aunque lo uses poco,  puedes compartirlo, ganar algo de dinero y seguir disfrutándolo. 

Por ejemplo si tienes una tabla de surf que solamente utilizas tres veces al año, puedes hacer un Kubo, la metes dentro, la compartes con dos amigxs, le pones un precio al mes,  haceis un calendario de uso y listo. Tú no tienes que venderla, la sigues disfrutando las tres veces que quieres (como hacías hasta el momento) pero además ganas dinero. Tus amigxs tienen una tabla de surf para disfrutarla a un precio razonable y es la excusa perfecta para hablar más entre vosotrxs y compartir. Y esto lo puedes hacer con cualquier cosa, un coche, un garaje, un patinete, una bici, un barco o cualquier cosa que se te ocurra. 

Si quieres unirte a un nueva forma de consumo más responsable te dejo un enlace para que entiendas mejor el funcionamiento de Kubik

Kubik, ¡¡NO LO VENDAS, COMPARTELO!! 

De nada!!!

Un saludo 

La de marketing de  Kubik.

 

Otras entradas del Blok